Archivo de la categoría: cocina

La receta del #SocialMediaChef


Me encantan los concursos de cocina, ¿a vosotros no? La verdad es que está siendo toda una revolución, porque muchas personas están descubriendo una afición, y otras se dan cuenta de que incluso pueden reciclarse profesionalmente y convertir un hobbie de «cocinitas» en su trabajo. De hecho, muchos de ellos son algunos de los bloggers con más éxito! 
Hoy en El Mundo Web Social vamos a acercarnos a este mundillo, que en las redes sociales está en plena expansión. Venga, ¡a ponerse el babero! 😉

¿Por qué utilizan los jefes de cocina las redes sociales?
A parte de los múltiples usos que luego comentaremos, en gran medida las utilizan porque multiplican exponencialmente el impacto de su trabajo. Imagino que el objetivo de un buen chef, ante todo, es aportar novedades que enriquezcan la cultura gastronómica local o global, y contagiar el gusto por la buena cocina a la mayor cantidad de gente posible. Creo que las redes sociales son un estupendo instrumento que les ayuda a lograr estos objetivos, salir de las cocinas y estar más cerca de la gente que está deseando descubrir más sobre la comida de su tierra, o la de otros lugares, y aprender.

¿Qué redes sociales utilizan más los cocineros?
Si bien es cierto que redes sociales esencialmente visuales como Instagram, Youtube o Pinterest son muy apropiadas tratándose de comida, lo más habitual es encontrarse a los cocineros y los restaurantes en otras como Facebook o Twitter, las preferidas de los chefs. En ambas la imagen ha ganado mucha importancia en los últimos tiempos, y la base de usuarios es enorme. En concreto Twitter les resulta más atractiva, porque es una red social más fácil y rápida de utilizar. En todo caso, estas son las más empleadas (por este orden):
Twitter, Facebook, Youtube, Instagram, Linkedin, Pinterest, Google +, Foursquare, y Flickr (genéricas); The Staff Canteen, Foodspotting (especializadas).

¿Para qué pueden utilizar los chefs las redes sociales?
Los usos son muy variados, a continuación te apunto algunos de ellos:
  • Seguir a cocineros locales, y otros de relevancia internacional.
  • Publicar imágenes de sus creaciones.
  • Darse a conocer individualmente, y promocionar su establecimiento.
  • Seguir eventos gastronómicos.
  • Estar al día de las noticias de la industria.
  • Mostrar su día a día en la cocina, en sus viajes, en los eventos…
  • Estar más cerca de sus clientes y seguidores.
  • Organizar o participar en concursos de cocina.
  • Encontrar inspiración.
¿Cuáles son los contenidos más frecuentes publicados por los cocineros?
Evidentemente la parte fundamental de los posts de los chefs en las redes sociales es la imagen. Publican no sólo las de sus platos, sino también las de otros compañeros, o las que les envían sus seguidores. Los posts de los cocineros, tanto los profesionales como los amateurs, suelen ir acompañados en las descripciones de las recetas, y también de hashtags divertidos como #foodgasm, #foodporn, #comidaporno, #paleopancakes, o #foodlover, y otros más sencillos como #gastronomía, #recetas, #healthyfood, #lovecooking, etc. En todo caso, es lo más habitual, pero los chefs, como el resto de usuarios, comparten en redes de todo: apariciones en medios de comunicación, consejos, noticias relevantes, fotos de viajes, anécdotas…

Pues nada, espero que con este repaso, a alguno de los cocineros que aún no han dado el salto a las redes sociales les haya abierto el apetito… Y si necesita ayuda, aquí estamos los profesionales del social media para ponérselo en bandeja 😉
¡Que aproveche!

Foodspotting: compartiendo la experiencia de ‘mover el bigote’

¿Estás hecho un cocinitas y has puesto las manos en la masa para hacer una pizza al estilo tradicional? ¿Has ido a una boda y los platos tienen una pinta original y estupenda? ¿O crees que la paella de «Casa Tomasa» es insuperable y quieres recomendarsela a todo el mundo?
Entonces seguro que puede interesarte Foodspotting, una comunidad online especialmente pensada para compartir la experiencia de «mover el bigote».
Las redes sociales nos facilitan la crítica y la recomendación, algo que funciona muy bien, porque nos fiamos mucho de las opiniones y comentarios de personas como nosotros, entre iguales. Si a la facilidad de compartir online le sumamos que, para los españoles, toda ocasión especial va acompañada de un buen menú por nuestra rica y variada gastronomía, una red social basada en ello no puede sino tener cierto éxito asegurado. De hecho, no hay más que ver lo acostumbrados que estamos desde hace tiempo a ver a personas haciendo fotos a los platos en los restaurantes, y luego subiéndolas a Facebook o a Twitter. Sin embargo, en estas redes sociales puede que haciéndolo te sientas un poco sólo, además que tus recomendaciones quedan desperdigadas en la cronología, haciendo difícil la organización.
Es por ello que Foodspotting, creada especialmente para todos los fans de la «foto-al-plato», sirve como catálogo de todas estas experiencias culinarias, que quedan en nuestro perfil, perfectamente geolocalizadas, etiquetadas y descritas, listas para servir de recomendación a otras personas… como te podrían servir a tí. 
Imagina que llevas mucho tiempo en una ciudad, y estas aburrido de ir de tapas, o de ir a los 4 o 5 restaurantes conocidos, y quieres probar algo nuevo; o quizás que estás en una ciudad que no conoces: pues no tienes más que entrar a Foodspotting, y explorar en el mapa o buscar por ingrediente, por tipo de comida…
Además, si ves que por tu zona hay algún experto culinario, o con tus mismos gustos, también puedes seguirlos; Foodspotting también tiene la opción de crear o seguir guías, que son listas de sitios donde has probado (o anotar los mejores) algún plato o bebida en concreto.
Y por supuesto, no podía faltar la recompensa a la labor: con las publicaciones obtienes puntos, además de desbloquear títulos (experto en comida japonesa, experto en cócteles…), que siempre le da un aliciente…
Lo dicho: los aficionados a socializar los platos tienen en Foodspotting la comunidad perfecta para compartir y entretenerse con la comida, aunque nuestros padres nos dijeran que con ella no se juega 😉