Archivo de la categoría: alfabetización

Entrevista con… Peter Alsbjer

Desde hace tiempo estoy conectado por varias redes sociales con Peter Alsbjer, director de las bibliotecas públicas de Örebro (Suecia), una localidad con algo más de 100 mil habitantes situada en el centro del país nórdico, que precisamente este año celebra su 750 aniversario. 
“Una biblioteca pública es una de las entidades que han superado el proceso de selección para otorgar el poder de la información, conocimientos y experiencias con y entre las personas en la sociedad”. Es la inspiradora frase que encabeza el blog de este profesional, que publica a menudo sobre las TIC en las bibliotecas, al que he tenido la oportunidad de hacer la entrevista que podéis leer a continuación:

Comencemos hablando de vuestras redes sociales. He leído en la web de la biblioteca, que hay una persona que centraliza el trabajo en medios. ¿Es ella misma quien gestiona las redes? ¿Cómo es la organización del trabajo?
Peter Alsbjer: En Örebro las áreas de trabajo de la biblioteca pública las dividimos en tres secciones. Hay una sección para los medios de comunicación y desarrollo de la colección, otra para la promoción de la lectura y una tercera dedicada al contacto con el usuario. El trabajo en redes sociales está incluido en esta última sección. Un grupo especial de 3-4 personas están involucrados en el diseño y la gestión de la presencia de la biblioteca en estos medios.


En cuanto al uso que le damos a las diferentes redes sociales, la más importante para nosotros definitivamente es Facebook (facebook.com/orebrostadsbibliotek). De momento tenemos alrededor de 1250 Me Gusta. También disponemos de una cuenta en Twitter, pero ahí estamos menos activos.
Para la gestión de las redes seguimos las reglas para el uso de medios de comunicación sociales, establecidos por el Ayuntamiento de Örebro.

Pequeñas bibliotecas municipales unen fuerzas para crear espacios ‘mobile maker’

Fotografías tomadas del Facebook de la biblioteca pública de
Örebro. Los usuarios tienen que adivinar qué libro representan
los bibliotecarios en cada escena

¿Han vivido las bibliotecas públicas suecas una buena adaptación a las TIC? ¿Están sus profesionales suficientemente formados?

P.A.: Bueno, varía dependiendo del ámbito. A nivel nacional la Svensk Biblioteksförening (Asociación Nacional de Bibliotecas de Suecia) tiene un programa en Medios de Comunicación y Alfabetización Informacional en colaboración con el Statens medieråd (Consejo de Medios de Suecia). Este programa está enfocado a mejorar las condiciones de las bibliotecas públicas para poder utilizar las nuevas tecnologías, incluidos los medios sociales.
En las bibliotecas escolares suecas el interés por el uso de herramientas TIC es elevado. 
Y a nivel local ese interés varía mucho. Las bibliotecas más importantes tienen mayores posibilidades para contratar personal que desarrolle y adapte las nuevas tecnologías. Los mejores ejemplos serían los entusiastas profesionales de la Biblioteca Kista, perteneciente a la red de bibliotecas públicas de Estocolmo, y una pequeña biblioteca rural como la Biblioteca Pública de Vaggeryd, que ha creado un espacio “mobile maker” en colaboración con las bibliotecas de otros municipios vecinos.

Recientemente has estado en el evento Bibliotopia 2015, celebrado en la localidad de Skövde, en el que se habla del futuro de las bibliotecas. Sé que has participado activamente dando una conferencia. ¿En que estaba basada? ¿Podrías contarme algunas conclusiones interesantes del evento?

P.A.: Bueno, ante todo quiero dejar claro que yo nunca hablo sobre el futuro de las bibliotecas. Principalmente porque, a pesar de todo, no se sabe nada sobre lo que nos depara.
Suelo basarme en experiencias que se dan alrededor del mundo en torno al ámbito de la Biblioteconomía. Yo utilizo mucho una frase del autor de ciencia ficción William Gibson, que dice “El futuro ya está aquí, pero todavía no distribuido uniformemente”.
En Bibliotopía empecé con un breve repaso a cuatro megatendencias: cambios en la población, crecimiento económico, social y ambiental sostenibles, desarrollo tecnológico, y finalmente, la sociedad en red, y el impacto de todas ellas en las bibliotecas públicas.
También presenté mi redefinición del concepto de biblioteca (destacado en la introducción de esta entrevista).
Además, traté de mostrar diferentes vías para directores de bibliotecas, para que puedan elegir cómo encaminar el futuro de su biblioteca. Desafortunadamente me pasé de tiempo, y tuve que terminar la charla… podría haber estado una hora más por lo menos 😉

“El gobierno sueco invierte en proyectos colaborativos para reducir la brecha digital

He leído en la web de la Svensk Biblioteksförening (¡felicidades por el centenario!) que el gobierno sueco está promoviendo un nuevo programa de alfabetización digital. ¿Cual crees que es la valoración que las instituciones locales y nacionales le dan a las bibliotecas públicas?
P.A.: Recientemente, el gobierno sueco ha decidido invertir medio millón de coronas suecas en ese programa. Esta iniciativa denominada DigiDel, comenzó como un proyecto colaborativo con el objetivo de reducir el número de personas que tienen malas -o no tienen- experiencias digitales.

En la Biblioteca Pública de Örebro hemos trabajado conjuntamente con una empresa local (Enter Sweden) que forma en conocimientos de las TIC a jóvenes inmigrantes procedentes de países como Siria o Afganistán, para que puedan enseñar a personas mayores a utilizar los smartphones o los ordenadores, y de este modo ellos practican sueco hablando con estas personas. De modo que he tenido la oportunidad de utilizar en la biblioteca este sistema de gestión de servicios de tecnologías de la información, y de forma satisfactoria.

Para finalizar, pide un deseo para las bibliotecas públicas en el ámbito del social media 😉
P.A.: En esto uno de los grandes retos para las bibliotecas públicas es encontrar la manera de facilitar a los ciudadanos el uso de Internet y de los medios de comunicación, sobretodo los sociales. La gente infrautiliza Internet, sobretodo hace uso de las redes sociales para compartir vídeos en Facebook, compartir fotos en Instagram, coleccionar imágenes en Pinterest y escuchar música en Spotify. Casi como si Internet únicamente fuera la infraestructura necesaria. Es como conducir un coche. Qué coche no es importante, el destino sí que lo es.
Así que el gran desafío de las bibliotecas es, en mi opinión, preguntarse varias cosas: ¿Cómo debemos hacer el content curation en las redes sociales? ¿Podemos llegar a ser Wikipedistas? ¿DJ’s? ¿Cómo ayudaremos a las personas a recoger y conectar los contenidos que se encuentran por el camino -de nuevo la metáfora de la infraestructura- en la autopista de Internet?

Anuncios

A los que cosen la brecha digital

Para ir poniéndole el punto y final a este año 2014, me gustaría acabar con un pensamiento positivo y un post que sirva como pequeño homenaje a todos los profesionales que, desde las bibliotecas públicas han contribuido, y seguirán haciéndolo el año que viene, a que disminuyan las diferencias entre ciudadanos en cuanto al acceso al conocimiento, la mejora de la calidad de vida y también a la información y el entretenimiento en dispositivos electrónicos. Programas y actividades de alfabetización digital que se van haciendo cada vez más indispensables, en un contexto complejo en la mayoría de casos, y que forman parte con toda probabilidad del mayor reto al que nos enfrentamos los profesionales de las bibliotecas en la actualidad.
He creado un tablero grupal en Pinterest con algunas de las experiencias realizadas en bibliotecas públicas este año. Si quieres colaborar y añadir las de tu biblioteca, síguelo o sígueme en Pinterest, o pásame tu correo electrónico.




Fernando Jerez

La gestión de la inmediatez de las redes sociales

by Craighton Miller
Cada día, probablemente cientos de personas dan conferencias sobre redes sociales en el mundo. En muchas de ellas, empezarán preguntándole al público: “si tuvierais que definir con una palabra a las redes sociales en Internet  ¿cual sería?” y probablemente varias personas estarán contestando la inmediatez.

Y es verdad, sobretodo en España donde somos campeones en número de dispositivos móviles, que la inmediatez en la comunicación cada vez es mayor. Tanto, que para muchas personas está resultando un problema, tan serio que consigue aumentar el rechazo hacia estos sistemas.
Ya sabemos que nuestra sociedad en el contexto tecnológico está divida, explicado a grandes rasgos, en inmigrantes digitales, es decir, las personas que han vivido el cambio tecnológico de las últimas décadas; y nativos digitales, los que han nacido con los mayores avances ya implementados. El proceso de adaptación, por tanto, es diferente, dado que la asimilación del aprendizaje es mayor en edades más tempranas, cuando estamos poniendo las bases de nuestra educación. Es en este punto donde quería expresar mi opinión acerca de la gestión de la inmediatez.

La base para una buena gestión de las redes sociales está en la formación. Aunque nuestra sociedad está dividida, existe un problema en común en este sentido, y es en el ámbito educativo. Para las personas que no han nacido con un móvil en la mano, y mucho más a las que son de por sí reacias a los cambios, la avalancha de inmediatez que suponen las aplicaciones, con todas sus notificaciones asociadas y pre configuradas,  son algo muy difícil de asumir, que les avasalla, como comentaba anteriormente. 
Pero para los nativos digitales, que no han asistido a ningún cambio, la falta de educación en el uso de las redes sociales conlleva graves problemas. Son niños y jóvenes que las utilizan con facilidad, a las que no supone demasiado problema que tengan docenas de alertas de Tuenti, 5 menciones y 8 retuits en poco rato, y decenas de grupos de Whatsapp, por ejemplo (es más, a muchos les encanta)… pero la dificultad está en distinguir el problema real: no son conscientes de la rápida y descontrolada introducción en los medios sociales que vivieron, y publican su intimidad sin ningún reparo, y la intimidad de otros incluso, o compran compulsivamente, o se desinforman – y desinforman (viralidad)-, y un importante etcétera de problemas y vulnerabilidades.

Es claro que todo es producto de la rapidez de consumo que se ha implantado en apps y redes sociales, un proceso bastante acelerado, en gran medida por el desarrollo de las tecnologías móviles y el progreso económico en este sector, y al que nos hemos introducido sin mucha precaución en muchos casos, y sin la formación adecuada en casi todos. 
Por eso, es importante la educación en la gestión de esta inmediatez, y eso es responsabilidad de todos: empresas, gobiernos, y por supuesto las personas, que tenemos que ser conscientes de que las redes sociales no son un mundo ni mucho menos fácil e inocente. Eso nos permitirá disfrutar de ellas para nuestro ocio, para nuestro trabajo, o para lo que queramos, de forma más segura, útil y productiva.

La web 2.0 en las bibliotecas públicas: ponencias destacadas del VI Congreso Nacional y asignaturas pendientes

La web social estuvo muy presente en Burgos durante la semana pasada, concretamente los días 9, 10 y 11 de Octubre de 2012 se celebró el VI Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Como es natural en los últimos años viene aumentando el seguimiento de estos eventos a través del streaming y de las redes sociales. En este Congreso, el hashtag de Twitter #VICNBP ha tenido bastante actividad.
Comunicaciones destacadas
De las ponencias expuestas, me gustaría destacar tres en las que se presentaba el trabajo realizado en las bibliotecas públicas con diferentes herramientas de la web 2.0:

Sobran las palabras escuchando y viendo el maravilloso trabajo que están llevando a cabo las bibliotecas de A Coruña en la web social. Han creado una red de blogs para dar diversos servicios (ej.: El club virtual de lectura, un club de ciencia,…); otra de wikis, donde mostrar las diferentes colecciones, hacer exposiciones virtuales, etc.; utilizan el canal de Youtube para compartir tutoriales, realizar orientación bibliográfica,… y por supuesto utilizar Facebook (no os perdáis las últimas diapositivas de la presentación) y Twitter para mantener día a día esa estrecha relación con los usuarios. Destacar también la estupenda presentación de Catuxa Seoane, que evidencia el buen resultado que se obtiene cuando se unen dos grandes pasiones como son las bibliotecas y las redes sociales. Como digo, mi más sincera enhorabuena a todos los profesionales que a diario contribuyen con su dedicación a mantener esta gran apuesta 2.0 de las bibliotecas públicas de A Coruña. ¡Seguid así chic@s!

Según Natalia Arroyo, tres son las acciones principales que puede llevar a cabo la biblioteca pública por medio de las apps: recomendar, utilizar y crear. Después de dejar en el aire la pregunta sobre que opción tiene más futuro, si las apps o las webs, la ponencia nos muestra las posibilidades que ofrecen las primeras. Destaca la app de las bibliotecas de la Universidad de Salamanca, así como algunos otros ejemplos de aplicaciones, que veo todavía bastante mejorables.

La Biblioteca Municipal de Burgos ha presentado algunos proyectos relacionados con la web social en este Congreso. Trabajos encaminados a aportar su granito de arena en el cambio experimentado por la ciudad en estos últimos años. De los diferentes proyectos expuestos me gustaría destacar “Paseos literarios por Burgos”, mediante la cual plantean varios recorridos por Burgos, acompañados de los relatos del libro de Fernando Ortega Barriuso en podcasts, y orientados gracias a los mapas y a la aplicación de realidad aumentada Layar.
Asignaturas pendientes
Creo que en el “debe” las bibliotecas públicas tenemos que apuntarnos inmediatamente mejorar en 2 aspectos:
1. Formación: Primero de los profesionales y luego de los usuarios. Hemos de asumir esta tarea como prioridad. El usuario hoy día es en gran parte digital, pero también hay personas que no pueden acceder a los servicios y contenidos que vamos incorporando, que implican yo diría que mucho más que un valor añadido a nuestra labor. De poco sirven todos los avances e iniciativas que planteemos si no se lleva a cabo un plan formativo que garantice las posibilidades de acceso a todos. La alfabetización tecnológica para una biblioteca pública presente y futura no excluyente es básica.
2. Adaptación: A menudo en nuestro colectivo se oyen voces que discrepan de la importancia de la web 2.0, un rechazo improductivo desde mi punto de vista. Creo que la biblioteca pública debe estar allí donde esté el ciudadano, y prestar servicio utilizando todos los medios a su alcance. Como han demostrado las ponencias de este Congreso, si se quiere se puede. Por eso creo que, aunque estamos dando los primeros pasos, debemos tomar nota de estas iniciativas tan bien trabajadas, y adaptar la biblioteca pública a las necesidades de la sociedad actual.